miércoles, 24 de diciembre de 2014

Verde irlandés

Dublin, 7 de febrero de 2014

Hoy tuvimos una mañana soleada, lo cual, parece ser un lujo en el inestable clima irlandés. Aprovechamos para conocer las afueras y luego de una evaluacion de precios, contratamos uno de esos tours en bus en donde te llevan a destino, te cuentan un poco, te dejan tiempo libre y luego te traen.

Y en ese plan fuimos hasta Malahide y Howth hermosos lugares en las afueras de Dublin.

A medida que nos alejábamos de Dublin, las casitas de ladrillos con techo a dos aguas al estilo británico hasta que el paisaje fue dejando de ser un suburbio para volverse cada vez más verde, intercálandose con iglesias de piedras grises y cementerios con cruces celtas...

Malahide es en realidad un suburbio acaudalado de Dublin, lo cual se advierte por las hermosas casas y los parques. El punto central de la visita fue el castillo que perteneció a Lord Tablot y sus descendientes y que, con 800 años de antigüedad, tiene leyendas e histórias como para que los guias te entretengan. Como todo castillo, tiene su fantasma, en este caso nos hablaron de un tal Puck, pero ya he visto en Internet que hay otras versiones. 

Castillo de Malahide

Pero más allá del fantasma, el ingreso al predio, supone atravesar las ruinas de una abadía (en ruinas desde el siglo XVII) cuyo cementerio aledaño (en donde yace buenapoarte de la dinastía Tablot) parece una produccion cinematográfica (more real tha real!). El predio, bien preparado para el turismo, incluye un espléndido gift shop y patio de comidas.

Cementerio junto a las ruinas de la Abadía

Cruces celtas junto a las ruinas de la Abadía

Luego, fuimos para Howth, un puerto pintorezco en donde pudimos ver los barcos en el puerto, las redes de pesca... almorzamos en un restaurante muy cool. Nos sorprendio que antes de tomar el pedido, nos trajeron una botella de agua y segun pudimos ver, nadie ordenaba otra cosa para beber. Pedimos un menu mas que sencilo, la sopa del dia y fish and chips.... pero venían presentados al mejor estilo palermitano.

En Howth


El camino de regreso por la costa irlandesa, reveló un paisaje encantador, aunque por cierto, el cielo comenzó a cerrarse y con ello, una lluvia fría y finita.

Los hermosos verdes de Irlanda

De regreso a Dublin, hicimos el city tour en bus, ya que lo tenimamos incluidos con el tour contratado y demasiado frío para caminar.... desde el bus volvimos a recorrer parte de los lugares en los que habiamos estado ayer y otros nuevos como la catrdran de St. Patrick, el imponente warehouse de Guinnes y en el enorme parque Fenix...


Y nos fuimos a dormir temprano, el viaje se va terminando y nos espera un día largo....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada