martes, 23 de diciembre de 2014

Jet-Lag de Buenos a París

Buenos Aires, 23 de enero de 2014

Como suele pasar, calor desesperante del verano austral hacía que fuera difícil imaginarse un violento golpe de frío del otro lado del ecuador. Asi, con un gran esfuerzo de la imaginación para sostener la campera de esquí en mano, salimos rumbo al aeropuerto de Ezeiza con nuestros bártulos de rigor, incluyendo un set completo de cables y transformadores para atender las demandas de nuestros múltiples caprichos electrónicos.

Salimos poco después del medio día dentro de lo previsto y por suerte antes de que se desatara una tremenda tormenta sobre Buenos Aires. Para entonces, nos encontrábamos ya encima de las nubes, navegando por las pantallitas touch que los Airbus tienen para clase turista.

El amanecer llegó antes de lo que pedía nuestro reloj interno debido a que la rotación de la tierra nos robaría algunas horas.



Madrid y Paris, 24 de enero de 2014

Aterrizamos en Madrid con poco tiempo para abordar la conexión a París, por lo que corrimos apurados por escaleras mecánicas y el curioso falso techo ondulado del aeropuerto de Barajas. Finalmente, sobraron unos minutos como para cafe con leche y conexión a Internet. Pero el vuelo salió en horario. Debo decir que el beve viaje fue casi teletransportación ya que caimos rendidos por casi el 100% del tiempo que duró el vuelo. Llegamos asi al aeropuerto de Orly tras una breve siesta que nos permitió, al menos parcialmente, reponernos un poco.

La llegada fue rapida y sin demoras. Ni bien recuperamos el equipaje nos dirigimos a nuestro hotel en la zona del canal de la Villette. Para ello, combinamos el servicio de transporte de los aeropuestos de París con el Metro. El inesperado percance fue que en una de las combinaciones no lográbamos pasar una valija por el molinete, por lo que quedaba trabada. Tras un momento de desagradable nerviosismo, dimos con un botón para pedir ayuda que felizmente abrió otra puerta por la cual pasar el equipaje...

La Villette es un barrio alejando del centro de Paris, aunque muy bien conectado. Un canal con embarcaciones lo hace muy especial. Se encuentra en el area ls Cite de la musique y lsaCité de la sciencie et industrie. Se trata de un enorme e imponente complejo cultural. Es una obra reciclada sobre la estructura antiguos mataderos que fuimos a conocer con el ánimo de imaginar cuantos eventis intesantes podran organizarse en estos espacios.



La caminata acabó con nuestras últimas energias, por lo que resolvimos volver al hotel para descansar un poco. Nos propusimos mañana, recorrer el corazón de la ciudad a través del latido de sus landmarks.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada