domingo, 3 de enero de 2016

El M.I.T (Instituto Tecnológico de Massachusetts)

Boston, 3 de enero de 2016

El objetivo de hoy era visitar el M.I.T. aún cuando sabíamos que no habría visitas guiadas ya que era domingo... tampoco pretendíamos tanto. Camino a la Universidad de ingeniería más famosa del mundo, aprovechamos para ver la estatua de Sarmiento sobre la elegante avenida  Commonwealth. Por cierto, esperaba un pequeño busto, pero es un monumento bastante importante con un Sarmiento maduro, de pie, en medio del boulevard de la avenida.

Estatua de Sarmiento en Boston

Luego continuamos camino hasta llegar al MIT en la zona de Cambridge. El edificio neoclásico se levanta imponente frente al campo de deportes. Ingresamos sin que mediara seguridad alguna y estuvimos recorriendo pasillos y mirando por las ventanas de los laboratorios. Incluso subimos hasta el último piso por ascensor. 

Ingreso principal


Pasillos desiertos

MIT

Jardines


Proyectos para la urbaización de "villas"


Los pasillos estaban desiertos, pero resultaba interesante ver láminas con información diversa sobre proyectos. Los jardines permitían apreciar sus alas, con los nombres de Newton, Lavosier, Franklin y Leonardo coronando las columnas dóricas, entre muchos otros venerables hombres de ciencias.

Luego fuimos al museo del MIT que resultó muy interesante, especialmente el area de robtos dedicada a proyectos de robots con sensores de última generación, así también como máquinas con avances sobre inteligencia artificial, capaces de “aprender”.






La muestra incluía también hologramas y objetos mecánicos concebidos con un propósito artístico que resultaban muy interesante de ver más allá de la creatividad involucrada. Otra sala dedicada a experimentos fotográficos permiiía ensayar cuestiones como fotografiar la caída de una gota de agua, junto con otros objetos atractivos y curiosos con los cuales se podía interactuar.

La vista concluyó con gift shop del que no pudimos huir. Nos hicimos de algunos objetos realmente encantadores… como un mini Einstein y un prisma para descomponer la luz.



La caminata de regreso acompaño la caída del sol entre ardillas y nieve derretida.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada