sábado, 26 de diciembre de 2015

¡New York, New York!

Nueva York, 26 de diciembre

Embarcar en navidad tiene algo especial. Azafatas con gorros de "Papá Noël" y luces de colores como collares, así nos atendía la tripulación de American Airlines... un vuelo confortable bajo la hermosa luna llena que pudimos ver 12000 pies más cerca. Con una nutrida oferta de contenidos audiovisuales, la verdad es que uno duerme poco... y cuando querés acordarte ya estás aterrizando en el JFK.

La llegada al aeropuerto no es genial. Como ya nos había pasado otras veces, una fila enorme para ingresar. Claro, si sos ciudadano o de un país que ingrese sin visa es otra historia, pero no venía al caso para nosotros. De todas formas, el policía de migraciones nos atendió con notable simpatía. EEUU es siempre un país diverso y curioso.

Casi una hora de espera a la salida ya veíamos nuestro equipaje bajado de la cinta amontonado a un costado. Así que sin perder mucho tiempo lo tomamos y fuimos detrás del Air Train para llegar al subway. En la estación Jamaica hicimos transbordo a la línea E, que nos dejo, 40 minutos mediante en la 7ma avenida, a pocas cuadras de nuestro apart hotel. Lo único complicado fue pasar las valijas por el molinete, por cierto, la situación resultó medio embarazosa no solo para nosotros. Deberían reformularse el sistema de molinetes, yo creo.

El subterráneo de Nueva York no es el de Londres. Ni siquiera el de Buenos Aires. Los vagones modernos sí... pero la limpieza y el mantenimiento de la estaciones... digamos que están más cerca del subte parisino. Al menos la línea E. Luego veremos si esta primera impresión se modifica.

Subway en Nueva York
Ya instalados en el hotel, dejamos el equipaje listos para una primera recorrida. Hoy fue un día frío, algo ventoso, por momentos con lloviznas. 
Central Park 
Nueva York es enorme, alta y tumultosa. Nueva York es lo que uno espera que sea. Salimos a recorrer la zona en la que estamos, algo de Central Park, algo grandes tiendas... muchas luces navideñas. Una recorrida sin rumbo fijo que nos trajo finalmente al hotel, agotados todavía por el viaje y por dos horas de diferencia horaria que algo se sienten... esto recién comienza.

Luces navideñas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada