lunes, 28 de diciembre de 2015

La costa neoyorquina

New York, 28 de diciembre de 2015

Nos habíamos quedado con las ganas de entrar al Museo del Indio Americano, sobre todo porque vimos que era gratuito y encontrar algo gratuito en Nueva York no es para desaprovechar. Igual, hicimos una visita rápida porque teníamos planes de aprovechar al aire libre el único día que, según estimamos, tendría algo de sol. La inversión de tiempo valió la pena, el museo es muy lindo. Las hermosas piezas delicadamente iluminadas son un valioso tesoro de la culturas indígenas de América, organizadas por regiones en perfectas vitrinas que permiten apreciar desde antiguas cerámicas, estatuillas y atuendos multicolores hasta la más moderna y actual joyería. 




Piezas del Museo de Arte del Indio Americano

Queríamos luego ver más de cerca la Estatua de la Libertad. Una de las opciones era un ferry turístico con desembarco en la Isla de la Libertad. Si bien el costo no era tremendo (unos 18 dólares) la enorme fila de turistas esperando (unos 600 metros sobre Battle Park) nos desanimó. Nos dirigimos entonces al ferry gratuito que conecta regularmente Manhathan con Brooklyn y fue una buena decisión. 
Estatua de la Libertad desde el ferry
Sin costo ni espera tuvimos una buena vista de la Estatua mientras dos barcos de la guardia costera, ametralladora mediante, nos protegían durante todo el trayecto.

Vista de Manhattan

Guardia costera 

De regreso de la breve incursión marítima, fuimos nuevamente a la zona del Memorial del 9/11 que ayer habíamos visto un poco a las apuradas. El ingreso al museo era definitivamente imposible dado que la fila para ingresar era enrome y se enrollaba entre las obras en construcción de las futuras nuevas torres. Así que salimos de la zona en dirección a obtener una buena vista del puente de Brooklyn, cosa que logramos luego de dar unas cuantas vueltas y perdernos un poco.

Puente de Brooklyn

Caminamos luego por la zona de China Town, no muy diferentes a todos los Chinas Towns del mundo, solo que cada vez parece ser más grande y en proceso de expansión. Llegamos así a Little Italy, unas cuadras de Ristorantes. Subway mediante volvimos a Broadway a la zona de los grandes carteles luminosos para llegar luego a Central Park, y descansar un poco mirando gente patinar sobre hielo.

Central Park

Central Park

Hace frío y anochece pronto. El invierno es cosa seria en estas latitudes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada